Línea Verde Villacarrillo

Andalucía adapta sus espacios naturales a personas con discapacidad

17/04/2012

Espacios Naturales

Por Redacción Línea Verde

Un nuevo convenio entre la administración andaluza y el comité de representantes de discapacitados pretende fomentar la integración de estas personas en las actividades que se realizan con el medio natural y que todos puedan disfrutar del patrimonio natural andaluz.

La consejería para la Igualdad y Bienestar Social y la de Medio Ambiente han suscrito un protocolo de colaboración con el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Andalucía (CERMI) para el desarrollo de un programa conjunto de visitas en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA).

La consejera para la Igualdad, Micaela Navarro, y el titular de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ambos en funciones, han firmado este convenio con el presidente de CERMI, Manuel Porras, con el objetivo de facilitar el disfrute del patrimonio natural andaluz por parte de todos.

La principal finalidad de este convenio es fomentar la integración de las personas con discapacidad en las actividades que se realizan en el medio natural. Para ello, tanto la Junta de Andalucía como CERMI trabajarán conjuntamente en el diseño, promoción y divulgación de distintas actividades adaptadas a todas las discapacidades en los espacios naturales protegidos andaluces. Igualmente, se seguirá trabajando en la mejora de la accesibilidad de los equipamientos de uso público, pertenecientes de la Red de Espacios Naturales Protegidos.

Para Díaz Trillo, con este convenio, Andalucía sigue eliminando barreras para facilitar que cualquier persona pueda disfrutar de los valores naturales y culturales que atesoran los espacios protegidos. El objetivo último de la Consejería de Medio Ambiente, según Díaz Trillo, es la adaptación de todas las instalaciones de uso público en el medio natural cuya orografía lo permite y que todos los andaluces puedan decidir dónde ir y qué hacer de forma independiente.

Por su parte, Micaela Navarro ha recordado que la accesibilidad es un derecho de toda la población y que adquiere su mayor relevancia en aquellas personas que tienen una discapacidad, algo que en Andalucía afecta a más de 700.000 ciudadanos, el 70% con una movilidad limitada. Sin embargo, ha resaltado Navarro, se estima que en torno al 40% de los andaluces puede beneficiarse de la supresión de barreras, porque ello revierte también en las personas de edad avanzada y en aquellas con circunstancias transitorias que afectan a su movilidad, a causa de un accidente o de la maternidad.

Andalucía cuenta desde 2009 con un decreto que regula las condiciones de accesibilidad que deben reunir las vías públicas, edificaciones y transportes, para permitir su utilización por el mayor número de ciudadanos posible y, especialmente, por aquellos con discapacidad.

El decreto, elaborado por la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, supone un importante avance en las exigencias de accesibilidad y extiende sus efectos a entornos naturales y a nuevas instalaciones o edificaciones. En concreto, en los espacios naturales se exige al menos un itinerario accesible alternativo a los senderos o vías generales de recorrido, cuando se realicen actividades recreativas, educativas, culturales o análogas.

Otros instrumentos de los que dispone la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social para impulsar la accesibilidad son el Plan de Acción Integral de Personas con Discapacidad (2011-2013) y el Plan para Mujeres con Discapacidad (2008-2013). Recientemente, la Junta ha firmado el Pacto Andaluz por la Accesibilidad con agentes sociales y económicos, con el objetivo de promover la accesibilidad de los espacios públicos y edificaciones, de los medios de transporte, así como de los sistemas de información y comunicación en Andalucía.

La comunidad ha sido pionera en la adaptación de las instalaciones de uso público en sus espacios naturales, desde que en 1999 la Administración andaluza comenzó a trabajar en el Plan de Eliminación de Barreras Arquitectónicas, con lo que se ha conseguido que, actualmente, un tercio esté totalmente adaptado. En total, son 300 los equipamientos en los que se ha trabajado, entre los que destacan los centros de visitantes y puntos de información, jardines botánicos, aulas de la naturaleza, más de cien kilómetros de senderos y una parte importantes de miradores y áreas recreativas. Junto a la eliminación de barreras arquitectónicas, la Consejería de Medio Ambiente ha adaptado el material divulgativo e informativo, editado publicaciones en braille, subtitulado el material audiovisual y realizado audioguías.

Además, la Junta de Andalucía desarrolla el programa Naturaleza para Todos, que oferta anualmente más de 150 actividades destinadas a las asociaciones de personas con discapacidad, con lo que ya son más de 15.800 los participantes.

La consejería de Medio Ambiente prepara actualmente la publicación del Manual de Buenas Prácticas sobre Accesibilidad en Espacios Naturales, un documento técnico donde se marcan las pautas y criterios a seguir para la evaluación de la accesibilidad del uso público. El manual, en el que han colaborado la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social y asociaciones de personas con discapacidad, ayudará a los técnicos en la puesta en marcha de servicios e instalaciones, así como a la evaluación de los mismos.